Cómo fortalecer tu sistema inmune

By Published On: 12 abril, 2022Categories: Nutrición0 Comments

El sistema inmune es parte del pilar del ser humano, nos ayuda a protegerlo de enfermedades y a potenciar nuestra salud. Por eso debemos de preocuparnos de mantenerlo fuerte, hay diversas actividades que pueden darnos el soporte necesario para impulsar nuestro mecanismo de defensa. Cómo plus, no solo beneficiarán a tu sistema inmune sino también mejorará tu estado de ánimo y bienestar general.

1. Aliméntate de manera balanceada: consumir alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales es importante para aportar nutrientes a nuestro organismo, una buena alimentación aportará un sistema inmune más eficiente. Trata de agregar a tu dieta una gran cantidad de frutas, verduras y legumbres; también, en caso de que la consumas, variedad de carnes como res, pollo y pescado. Otro complemento de gran ayuda son los suplementos como los polvos de proteína o aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo.

 

2. Haz ejercicio: ejercitarse siempre va más allá de obtener un buen aspecto físico, se trata de salud. El ejercicio también ayuda a que el sistema inmune funcione de la manera adecuada, aportando propiedades antiinflamatorias y antivirales. Esto debido que al practicar ejercicio provoca que los anticuerpos y leucocitos, las células encargadas de combatir enfermedades, circulen más rápido a través del cuerpo y trabajen más efectivamente.

 

3. Duerme adecuadamente: dormir lo suficiente es esencial para rejuvenecer y restaurar el cuerpo. Si sientes que no duermes lo suficiente por las noches, aprovecha los momentos que tengas libres en casa y toma siestas. Cuando dormimos se llevan a cabo diversos procesos como la producción de energía, la renovación cerebral y regulación de la función inmune. La calidad del sueño tiene una estrecha relación con la respuesta inmune, por lo cual un sueño suficiente preservará un sistema fuerte.

 

4. Mantente hidratado: tanto para el sistema inmune como para otras funciones biológicas, hidratarse adecuadamente es una pieza crucial. Beber agua ayuda a que la mucosa se mantenga hidratada, esta mucosa es la encargada de detener los virus por lo tanto si bebemos suficiente agua los virus tendrán dificultades para ingresar a nuestro cuerpo.

 

Como ves, no es muy difícil mantener nuestro sistema inmune fuerte, solo es cuestión de mejorar nuestros hábitos. Cambiar parte de nuestra alimentación o el iniciar a hacer ejercicio puede parecer complicado, pero te darás cuenta que no lo es y también notarás de manera interna una sensación de bienestar.

¡Comparte esta historia, elije tu plataforma!